19 junio, 2024 4:31 pm

Tecnología e innovación ante crisis de agua y saneamiento

Se prevé que la demanda de agua dulce supere a la oferta en un 40% de aquí a 2030, lo que pone en riesgo la consecución del sexto Objetivo de Desarrollo Sustentable (ODS 6) y amenaza todos los ODS, incluidos los relativos a la seguridad alimentaria, la pobreza, la igualdad de género y la paz.

Las nuevas tecnologías pueden aplicarse a la gestión de las infraestructuras hídricas, afirma un especialista de la Universidad Chulalangkorn de Tailandia.

Por ejemplo, los sistemas de alerta temprana basados en tecnologías de drones o en sistemas de observación de la Tierra profundamente integrados pueden ayudar a predecir y mitigar las amenazas de catástrofes, y soluciones como los contadores inteligentes, que proporcionan información en tiempo real y comentarios personalizados, pueden aumentar la eficiencia de los sistemas de agua y saneamiento existentes.

Una combinación de herramientas digitales abiertas, creación de capacidad y el uso de normas y marcos internacionales es fundamental para ampliar los esfuerzos hacia el ODS 6, y las soluciones hídricas deben adaptarse a las condiciones locales, ya que no hay una talla única.

Se necesitarán soluciones ad hoc para cada situación local, a fin de determinar el mejor uso de las últimas tecnologías y cómo optimizar la utilización de los recursos financieros existentes.

Las asociaciones mundiales son cruciales también para mejorar el intercambio de conocimientos que fomente la ampliación de las buenas prácticas a escala nacional e internacional.

A lo largo de la última década, nuevos actores, inventores e innovadores se han sumado al reto de resolver la crisis del saneamiento. Las partes interesadas de la industria, el mundo académico y los gobiernos de China, India, Senegal y Sudáfrica son pioneros en soluciones transformadoras para hacer que los servicios de saneamiento sean inclusivos y seguros para todos, especialmente para las mujeres y las niñas

En EUA, una comunidad en riesgo por consumir agua contaminada con plomo

Las autoridades de Michigan emitieron una declaración de emergencia para pedir a los residentes de Benton Harbor –una ciudad a pocas horas de Chicago– que no consuman el agua que llega a sus casas por las tuberías, ni siquiera para cocinar, lavar las verduras o cepillarse los dientes.

Desde 2018 se pudo comprobar que los niveles de plomo en el agua de Benton Harbor estaban en niveles más altos de lo que se permite para el consumo humano. Según datos publicados por la ciudad, en 2018 se registró allí una contaminación por plomo en el agua de 22 partes por mil millones, y entre enero y junio de 2021 ya eran 24.

No obstante, se encontraron registros desde los 400 hasta los 889 ppb en varias casas, en un país donde las autoridades consideran 15 como el nivel límite para la acción federal.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EUA, los altos niveles de este metal en el agua pueden ser altamente nocivos para mujeres embarazadas y niños (a los cuales puede afectar el desarrollo cerebral) y causan problemas de salud a corto y largo plazo en el resto de los adultos.

Se inició un proyecto de infraestructura por 33 millones de dólares, financiado con recursos estatales y federales, para sustituir las líneas de plomo o galvanizadas y en febrero de 2023 ya se habían reemplazado más del 99%. El agua embotellada sigue disponible en la ciudad, pero el departamento de salud estatal y local quiere que la gente haga la transición a filtros de agua del grifo en el hogar

La escasez de agua impulsa el auge de la desalinización

Aunque alrededor del 70% de la superficie terrestre está cubierta de agua, menos del 1% es realmente potable. Estos recursos finitos de agua dulce están distribuidos de forma muy desigual en nuestro planeta.

Mientras que soluciones como la siembra de nubes, e incluso la recolección de icebergs, siguen sin probarse a gran escala, la desalinización del agua de los océanos para convertirla en agua potable ha surgido como el medio definitivo para proteger de la sequía a las regiones que sufren pobreza de agua. Este concepto centenario utiliza la destilación térmica o una membrana de ósmosis inversa para separar la sal del agua del océano.  La técnica se utiliza actualmente en todo el mundo, y ya hay unas 20,000 plantas desalinizadoras en funcionamiento, las 10 mayores en Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos.

Alrededor del 47% del agua desalinizada del mundo se produce solo en Oriente Medio y el norte de África. La escasez de agua empeorará a medida que la población aumente, junto con las temperaturas, y se prevé que el África subsahariana se convierta en un punto caliente de escasez de agua en 2050.

Los costos han disminuido enormemente: de unos 5 dólares por metro cúbico en la década de 2000, ha pasado a 50 centavos en la actualidad.

Arte para concienciar

Los cenotes son un ecosistema delicado que conecta las aguas subterráneas de la Península de Yucatán con el océano. Unidos entre sí a través de miles de pasajes subterráneos inundados, los cenotes son ventanas al Gran Acuífero Maya, la principal fuente de vida de la zona, pero están amenazados por el turismo masivo, el desarrollo urbano sin control, los pesticidas y fertilizantes.

En abril del 2020, Camila Jaber, una joven buceadora de Quintana Roo, se incorporó como embajadora del Proyecto Gran Acuífero Maya, que produjo el video “Soy Cenote”, en el que se hace un llamado a la industria del turismo para que reconozca su contribución destructiva a la crisis del agua y al cambio climático. Este video ganó el premio CreateCOP26,

una iniciativa que reconoce propuestas artísticas que ayudan a afrontar el cambio climático.

La estudiante de Ingeniería en Innovación y Desarrollo quiere trabajar “en la falta de acceso a servicios públicos vitales en comunidades aisladas, pues el acceso al agua es lo más importante para que puedan ser parcialmente autosostenibles, así como desarrollar proyectos educativos que promuevan la independencia a comunidades rurales con base en su producción”.

Camila logró el récord nacional en apnea sin aletas con una marca de 58 metros. Inspirándose en su experiencia como deportista, crea obras de arte que conciencian sobre los problemas de los océanos y de los ecosistemas de agua dulce.

Los lagos dejan de ser azules

Un equipo de científicos de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill examinó más de 5 millones de imágenes satelitales de embalses de agua dulce tomadas entre 2013 y 2020, que representan 85,360 lagos y embalses repartidos por todo el mundo, para observar sus cambios de color. Resultó que el color azul puro ya está presente en menos de un tercio de ellos. Así, el 69% de todos los lagos de la Tierra tienen un color marrón verdoso.

El estudio demostró que no son los sedimentos y el transporte de algas los que determinan si el lago permanece azul, sino que los principales factores son la temperatura del aire, la precipitación, la altitud sobre el nivel del mar y la profundidad del embalse. El cambio de color también es una indicación de cómo estos ecosistemas están mutando drásticamente; el calentamiento hace que se generen algas microscópicas, principalmente en lagos menos profundos ubicados en regiones secas, interiores continentales y a lo largo de las costas, pero cada vez con más frecuencia esto sucede en lagos profundos, lo que afectará a la vida silvestre y a los humanos que dependen de ellos: será más costoso tratar esa agua y puede haber periodos en los que el agua no sea utilizable y las especies de peces ya no estén presentes.

Compartir en:

DESTACADOS

OPERACIÓN

Desafíos y logros de la gestión del agua en la capital En aras de garantizar que todos los habitantes de la Ciudad de México tengan

Leer más »