21 mayo, 2024 12:43 am

Sostenibilidad integral en proyectos de infraestructura en América Latina

Un enfoque transformador

La sostenibilidad integral en proyectos de infraestructura se posiciona como un imperativo estratégico para las principales partes interesadas (stakeholders) en América Latina. Este enfoque no solo busca mitigar los impactos ambientales, sino también maximizar los beneficios sociales y económicos de las iniciativas de infraestructura. En un contexto en el que el desarrollo sostenible es crucial, resulta esencial que gobiernos, empresas, inversionistas y comunidades colaboren para implementar prácticas que aseguren la viabilidad a largo plazo de los proyectos.

Reyes Juárez del Ángel Doctor en Ingeniería con 45 años de experiencia en la planeación de infraestructura, estructuración de asociaciones público-privadas, megaproyectos y sus esquemas de gobernanza y financiamiento. Perito en Gerencia de proyectos de infraestructura del CICM.

Palabras clave: sostenibilidad integral, infraestructura sostenible, taxonomía, ESG, transparencia, integridad.

Es muy común que cuando se habla de sostenibilidad se piense en el original concepto de sostenibilidad ambiental y el cambio climático (se ha popularizado en la bibliografía que el término “sostenibilidad” se asocie a la idea de gestionar los recursos para satisfacer las necesidades actuales, sin poner en riesgo las necesidades del futuro). Y sobran razones para estar no solo preocupados sino ocupados en la sostenibilidad ambiental y la necesidad impostergable de descarbonizar la economía y usarla como pivote para hacer del planeta un espacio seguro.

En un foro celebrado en México en noviembre de 2022, durante el 31 Congreso Nacional de Ingeniería Civil, los expertos señalaban enfáticamente: “El cambio climático no es el mayor reto mundial del futuro, sino el mayor reto mundial del presente. Debemos romper el paradigma de que usamos al medio ambiente porque tiene valor, pero lo destruimos porque no nos cuesta”.

Un nuevo concepto referido como sostenibilidad integral empieza a permear en el ambiente de la infraestructura. Abraza una perspectiva amplia que incorpora cuatro dimensiones: la económico-financiera, la social, la de gobernanza y, desde luego, la ambiental y de resiliencia climática. En el ámbito de la infraestructura, el término infraestructura sostenible pretende introducir la idea de desarrollar y ejecutar proyectos que no solo sean eficientes desde el punto de vista medioambiental y económico-financiero, sino también inclusivos y benéficos para la sociedad. Este enfoque holístico reconoce que la sostenibilidad es un delicado equilibrio entre el desarrollo económico, la equidad social y la preservación ambiental.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la World Wildlife Fund (WWF), una de las organizaciones independientes de conservación más grandes y respetadas del mundo, una infraestructura sostenible es aquella que cumple satisfactoriamente criterios en las cuatro dimensiones arriba indicadas: sostenibilidad económica y financiera, sostenibilidad ambiental y resiliencia climática, sostenibilidad social y sostenibilidad institucional (figura 1).

Desafíos y oportunidades en América Latina

Nuestra región enfrenta desafíos únicos y oportunidades inigualables en el ámbito de la sostenibilidad en proyectos de infraestructura. La rica diversidad de ecosistemas, la creciente urbanización y las demandas de una población en constante expansión exigen soluciones innovadoras. Sin embargo, la falta de estándares consistentes, la presión sobre los recursos naturales y las inequidades sociales plantean desafíos significativos. La sostenibilidad integral se presenta como la clave para transformar estos desafíos en oportunidades y construir un futuro más resiliente, equitativo e incluyente, particularmente mediante infraestructura sostenible.

Principales tendencias que impactan el desarrollo de la infraestructura

Son varias las tendencias emergentes que debemos tener en cuenta en el entorno de un nuevo camino hacia la sostenibilidad integral. Los más destacados en las publicaciones y congresos de ingeniería se enumeran a continuación.

Innovación tecnológica para la descarbonización y eficiencia energética

La necesidad de transitar a una economía con cero emisiones se ha vuelto un imperativo para los países. Esto se da en el marco de varios acuerdos principales de carácter mundial, entre los cuales destacan tres: la Agenda 2030 para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible, ODS (2015), el Acuerdo de París sobre Cambio Climático (2016) y la reciente Conferencia de las Partes (COP28) de Dubái (diciembre de 2023). Este último indica que “se requieren reducciones sostenidas, profundas y aceleradas de emisiones de gases de efecto invernadero. Comparadas con 2019, reducciones de 43% para 2030, de 60% para 2035 y netas nulas para 2050”. Esto será posible adoptando ritmos sin precedentes de nuevas inversiones para la descarbonización y adopción de energías limpias, por ejemplo con la implantación devtecnologías avanzadas como la inteligencia artificial y sensores inteligentes, para optimizar el consumo de energía en proyectos de infraestructura.

Economía circular en la gestión de residuos

La transición hacia una economía circular se impone como una práctica esencial para minimizar residuos y fomentar el reciclaje en todas las fases de la construcción y operación de infraestructuras. La reutilización de materiales y la gestión eficiente de residuos son eslabones clave en la cadena de sostenibilidad.

Inclusión social y laboral

El garantizar que los proyectos de infraestructura no solo generen empleo local, sino que también empoderen a las comunidades locales se ha convertido en una tendencia vital, que cada vez toma más fuerza. La inclusión social y laboral no solo promueve la igualdad de oportunidades, sino que fortalece la cohesión social, en un entorno aún dominado por el género masculino, particularmente en temas relacionados con la infraestructura. Se aprecia en este campo un camino aún largo por recorrer, pero hay visos claros de cambio en favor de la diversidad y la inclusión.

Ya en países como México es mayoritaria la participación de mujeres en los sistemas universitarios; casi una tercera parte de mujeres estudian alguna carrera de ingeniería, y es creciente el número de estudiantes mujeres en carreras de ingeniería civil (una de cada cinco estudiantes). Es de destacar también el notable avance en la legislación que promueve la defensa y protección de las mujeres y la existencia de políticas de diversidad e inclusión para grupos vulnerables con capacidades diferentes.

Adaptación al cambio climático

El desarrollo de infraestructura sostenible y resiliente es una necesidad impostergable. No solo es importante eliminar las brechas de infraestructura, sino poner énfasis en reducir los impactos al medio ambiente, tanto en la rehabilitación y modernización de la infraestructura existente como en la construcción de nueva infraestructura, esta con estándares actualizados de adecuación al cambio climático. Aunque la infraestructura resiliente cuesta un 5% más que la tradicional, genera ahorros superiores al 35% en el ciclo de vida, lo que justifica ampliamente su adopción (Juárez, 2021).

Foco en los servicios

Debe ponerse el foco en la infraestructura como servicio a la sociedad. La cantidad y calidad de los servicios es mucho más importante para los usuarios que la construcción de activos. Al concluir las obras de infraestructura y ponerlas en marcha, se ofrece un servicio a la comunidad. A decir de Serebrisky (2020), transitamos del fin de la era de las estructuras a la de los servicios. La sociedad juzga al gremio de los ingenieros durante todo el ciclo de vida del proyecto, por lo que debemos cuidar no solo la etapa de la construcción de las obras, sino apoyar y poner mayor atención al ecosistema en su conjunto, con una perspectiva de largo plazo.

Transparencia y participación ciudadana

La apertura y transparencia en la planificación y ejecución de proyectos, junto con la participación de la comunidad, se consolidan como prácticas cruciales. La inclusión de la ciudadanía en el proceso de toma de decisiones garantiza que las soluciones sean contextualmente relevantes y socialmente aceptables.

Transparencia y rendición de cuentas

Una vertiente que está avanzando muy rápido en este tema se encuentra en las políticas de la banca multilateral, en organismos como el BID y el Banco Mundial. Se sancionan prácticas corruptas, fraudulentas, coercitivas, colusorias y obstructivas, con consecuencias severas para los involucrados. En efecto, suelen aplicarse medidas con implicaciones como las siguientes:

  • No financiar ninguna propuesta de adjudicación de un contrato.
  • Suspender los desembolsos de la operación.
  • Declarar a una firma, entidad o individuo inelegible, en forma permanente o por determinado periodo.
  • Remitir el tema a las autoridades nacionales pertinentes.
  • Imponer sanciones adicionales, complementarias o sustitutas que se consideren apropiadas (multas, reembolsos, programas de cumplimiento, etc.).

Es decir, no solo se restringe el acceso a los créditos, sino que entra en juego la reputación, que se puede llegar a perder y es el activo más preciado de las empresas.

Destacan en este tema los enfoques que tienen organizaciones como la Federación Internacional de Ingenieros Consultores (FIDIC), o el FIDIC Integrity Management Systems (FIMS), cuya implementación por parte de las empresas incluye la adopción de un código de conducta, de un sistema de gestión de la integridad y de un sistema de cumplimiento (compliance).

Acciones más importantes desde la óptica de la ingeniería

Desarrollo de políticas sostenibles

La ingeniería tiene un papel destacado en abogar por políticas y marcos regulatorios claros que respalden la sostenibilidad integral. La creación de un entorno normativo propicio es esencial para la aplicación efectiva de prácticas sostenibles. Existe una normativa creciente en materia de estándares a cumplir por parte de proyectos, empresas, organismos y demás stakeholders del sector de la infraestructura. En el cuadro 1 se presenta un resumen de diversos estándares y criterios como los asociados a los principios ESG (environment, social, gobernance, que en español suelen referirse como ASG, ambiental, social y gobernanza) para el financiamiento de los proyectos, su relación con los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) y taxonomías diversas, principalmente de Europa, que empiezan a adoptarse en otras regiones del mundo. Una parte de estas normativas y certificaciones se ha multiplicado en materia de estándares para edificación (infraestructura verde, figura 2), que ha permeado en diferentes países, incluyendo México (Yorio, 2023).

Como se señaló anteriormente, los denominados criterios o principios ESG merecen una mención especial; se observa una tendencia creciente a alinear esfuerzos en torno al impulso y desarrollo de infraestructura sostenible, lo cual está siendo promovido por los agentes de financiamiento, que condicionan los recursos a aquellos proyectos que reflejen y cumplan criterios ambientales, sociales y de gobernanza (figura 3).

Inversión en capacitación y educación

La ingeniería debe liderar la formación de profesionales y la concienciación de los trabajadores sobre prácticas sostenibles. La educación continua y la capacitación especializada son instrumentos fundamentales para la transformación de la mentalidad en la industria. Se reconoce como un reto, ya que, según la WWF:

El valor de la infraestructura sostenible no es reconocido.

La infraestructura sostenible no es un requisito en la contratación pública. Cabría esperar un mayor impacto en materia de asociaciones público-privadas en infraestructura y servicios.

Los profesionales de la infraestructura no tienen la experiencia ni los conocimientos necesarios para hacer que los proyectos sean sostenibles.

Existe un portafolio aún limitado de modelos financiables para proyectos sostenibles.

Evaluación de impacto integral

La ingeniería debe liderar la implementación de evaluaciones de impacto que trasciendan los aspectos ambientales y aborden integralmente los impactos sociales y económicos. Este enfoque asegura una toma de decisiones más informada y alineada con los principios de sostenibilidad.

Promoción de financiamiento sostenible

Abogar por el acceso a financiamiento que premie la sostenibilidad es una acción estratégica. La ingeniería puede influir en las decisiones financieras atrayendo inversiones éticas y comprometidas con el desarrollo sostenible.

Monitoreo continuo y reporte transparente

La ingeniería es esencial en el diseño e implementación de sistemas de monitoreo continuo. Evaluar el desempeño sostenible a lo largo del ciclo de vida del proyecto garantiza la transparencia y la rendición de cuentas, elementos críticos en la construcción de la confianza pública.

Principales conclusiones

Debemos avanzar hacia un enfoque holístico en torno a la sostenibilidad integral en infraestructura.

La sostenibilidad integral en proyectos de infraestructura en América Latina no solo responde a una necesidad ética, sino que constituye una estrategia inteligente para garantizar el éxito a largo plazo.

La región tiene la oportunidad de liderar la transformación hacia un enfoque más sostenible, aprovechando su rica diversidad cultural y natural.

Las acciones desde la ingeniería son cruciales para abogar por políticas sostenibles, fomentar la educación y liderar la implementación de prácticas sostenibles.

América Latina puede convertirse en un referente global, donde la infraestructura no solo se construye sino que se desarrolla integralmente, considerando los impactos económicos, sociales, medioambientales e institucionales/de gobernanza en su ciclo integral como servicio a la sociedad

Referencias

Banco Interamericano de Desarrollo, BID (2022). Edificios verdes. Lineamientos para la incorporación y contabilización de medidas de mitigación y adaptación al cambio climático.

Juárez, R. (2021). Infraestructura para un futuro sostenible. IC Ingeniería Civil  625.

Juárez, R., y L. Villarroya (2022). Ingeniería sostenible: retos, oportunidades y nuevos enfoques. Seminario Panamericano de Consultoría en Arquitectura e Ingeniería.

Serebrisky, T., E. Cavallo y A. Powell (2020). De estructuras a servicios: el camino a una mejor infraestructura en América Latina y el Caribe. Banco Interamericano de Desarrollo.

Yorio, G. (2023). Taxonomía sostenible de México. Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Compartir en:

DESTACADOS

OPERACIÓN

Desafíos y logros de la gestión del agua en la capital En aras de garantizar que todos los habitantes de la Ciudad de México tengan

Leer más »