21 mayo, 2024 1:15 am

Sigo aprendiendo de mi profesión

Uno de los objetivos que yo me fijé cuando empecé a dar clase fue rescatar las enseñanzas de Zeevaert, porque estoy convencido de que su forma de ver la naturaleza y de obtener respuestas es lo mejor. A pesar de todo lo que se ha estudiado actualmente en relación con las cimentaciones, no hay algo mejor; creo que la parte física en algunos casos se soslaya, así que mi objetivo cuando empecé a dar clase en la universidad fue seguir enseñando la filosofía del doctor Zeevaert.

Germán López Rincón

“Nuestra relación tuvo varios altibajos. Trabajar con el doctor Zeevaert era trabajar por honorarios, y cuando uno crece familiarmente el trabajar por honorarios ya no es atractivo desde el punto de vista económico. Yo puedo decir ahora, con toda certeza, que el doctor Zeevaert, por educarlo a uno, le pagaba poco, pero llegaba un momento en el que si uno tenía otro tipo de compromisos ya no podía seguir trabajando con él. Aparte, él mismo lo propiciaba cuando consideraba que ya estaba uno listo para emprender solo el trabajo de ingeniero. Decía: ‘Está usted listo para ser cabeza de ratón en una empresa que usted forme, y no seguir siendo cola de león’. Eso era lo que nos decía a todos. Yo me adelanté un poco porque ya había crecido mi familia y la parte económica se volvía un problema para mí. Me ofrecieron un trabajo en el que ganaría mucho más de lo que ganaba con él y acepté. Un buen día, le dije: ‘Me voy’. Me cortó toda comunicación durante algún tiempo.

”Seguramente él se dio cuenta de que no fue correcto, porque después volvimos a estar en comunicación muy cercana, al grado de que en el año 2000, cuando él se retiró, me propuso para quedarme con su clase en la maestría; antes de esto, Rigoberto Rivera y yo asistíamos cada jueves a su despacho a platicar con él, de todo. Él aprovechaba ese tiempo para enseñarnos cosas que estaba investigando, presentarnos teorías adicionales que tenía sobre algunos temas, y fue básicamente un año que estuvimos yendo.

”Tiempo después me dijo que me presentara a las clases para ir aprendiendo cómo se daban, y luego de que se retirara y de que me quedara con su clase me visitaba seguido en la UNAM y se sentaba igual que un estudiante, a escucharme”.

Después de que salió del despacho del doctor Zeevaert, nuestro interlocutor estuvo 11 años trabajando para una empresa paraestatal, Fertilizantes Mexicanos, conocida como Fertimex. Esa fue, por así decirlo, la segunda etapa en el desarrollo profesional de Germán López, al participar en el diseño y supervisión de varios complejos petroquímicos de producción de fertilizante: Lázaro Cárdenas, Coatzacoalcos, Laguna de Pajaritos, Querétaro.

“Me contrataron como especialista en geotecnia, en mecánica de suelos; a los dos años me ofrecieron el puesto de jefe de ingeniería civil de la empresa y me tocó participar en el desarrollo de esos complejos industriales. Fue una etapa de mucho aprendizaje porque tuve la oportunidad de desarrollarme, tanto en el área de geotecnia como en la de estructuras.

”Después de eso pasé 20 años con una empresa en la que éramos tres socios; allí sí nos dedicamos principalmente a estudios geotécnicos. Personalmente desarrollé ingeniería estructural dentro de la empresa, pero los demás socios eran especialistas en mecánica de suelos. Yo, con la experiencia que adquirí en Fertimex, me atreví a desarrollar proyectos estructurales.

”Tuvimos la oportunidad de ejecutar proyectos completos, desde el estudio de mecánica de suelos y el proyecto estructural y de cimentación hasta la supervisión de la construcción. Uno de ellos, ubicado en el fraccionamiento Bosques de las Lomas, me sirvió para solicitar y conseguir el registro como corresponsable en Seguridad Estructural. Fue entonces que obtuve también el registro como perito profesional en Geotecnia”.

Paralelamente se dedicó a la docencia. “Di clases como profesor de asignatura, luego me ofrecieron hacerme cargo del equipo del péndulo de torsión, invento del doctor Zeevaert; me fui a la facultad a trabajar por las tardes tres días a la semana a desarrollar ese equipo, a echarlo a andar, porque el doctor donó los planos y se fabricó, pero no lograron que funcionara. Necesitaban a alguien que conociera de ese equipo, y yo había trabajado con el doctor. Acepté, eché a andar el equipo para determinar las propiedades mecánicas dinámicas del suelo. Eso fue de 1989 a 2009”.

Le pedimos a Germán López Rincón que relatara lo que más destacaba de su experiencia como académico. “Uno de los objetivos que yo me fijé cuando empecé a dar clase fue rescatar las enseñanzas de Zeevaert, porque yo estaba convencido –y sigo estándolo– de que su forma de ver la naturaleza y de obtener respuestas, vamos a decir para poder diseñar cimentaciones, es lo mejor. A pesar de todo lo que se ha estudiado actualmente en relación con las cimentaciones, desde mi punto de vista no hay algo mejor; creo que la parte física en algunos casos se soslaya, así que ese fue mi objetivo cuando empecé a dar clase en la universidad: seguir enseñando la filosofía del doctor Zeevaert, y lo mismo hice cuando pasé a impartir clases en la maestría”.

Hablando de su desempeño como profesor, le pedimos su opinión sobre la experiencia en el tiempo de la pandemia. “Como me retiré de la UNAM en 2020, no me tocó vivir los problemas que se presentaron por las clases a distancia; sin embargo, me he mantenido en contacto con los demás profesores y me cuentan que el problema fue muy serio, porque los estudiantes no estaban acostumbrados ni les pareció una buena idea tomar clases a distancia”.

Ya retirado de la docencia, nos dice que se dedica a lo que le gusta, sin mayor presión. “Doy consultorías; como tengo el registro de perito profesional en Geotecnia y el de corresponsable en Seguridad Estructural, participo en la supervisión y revisión estructural de edificios. Además, doy cursos de actualización en geotecnia para agrupaciones de ingenieros de la Ciudad de México y de algunos estados de la República.

”Pretendo mantenerme activo como profesional de la ingeniería civil mientras mi estado físico y mental me lo permitan; seguir aprendiendo de mi profesión y transmitir lo que aprendí de mis profesores y colegas”

Entrevista de Daniel N. Moser

Compartir en:

DESTACADOS

OPERACIÓN

Desafíos y logros de la gestión del agua en la capital En aras de garantizar que todos los habitantes de la Ciudad de México tengan

Leer más »