21 mayo, 2024 12:32 am

Reflexiones sobre las conferencias internacionales

Harry G. Poulos Profesor emérito de la Universidad de Sydney, Australia.

La primera conferencia internacional de la ISSMGE a la que asistí fue la 7ª, en la Ciudad de México, en 1969. En ese tiempo yo era un joven académico y estaba intimidado por la presencia de brillantes luminarias de la mecánica de suelos: Skempton, Peck, Bjerrum y Seed, entre muchos otros. El formato de la conferencia consistía principalmente en sesiones plenarias en las que se presentaban artículos sobre el estado del conocimiento en la especialidad (conocido como “state of the art”), por conferencistas destacados en la profesión. No se hacían presentaciones individuales de los artículos “ordinarios” enviados a la conferencia, pero estos artículos eran resumidos por “reporteros generales” en la sesión plenaria que trataba los temas técnicos específicos correspondientes. También existía la oportunidad de participar posteriormente en la discusión escrita sobre los artículos enviados a la conferencia, incluyendo refutaciones y réplicas por los autores a comentarios hechos por el reportero general sobre su artículo. Las conferencias sobre el estado del conocimiento en la especialidad tenían gran influencia en ese entonces, y yo recuerdo en particular una conferencia de Peck sobre excavaciones y construcción de túneles, un artículo clásico que aún es una referencia citada con frecuencia. Otra característica de la conferencia de la Ciudad de México fue la realización de “sesiones de especialidad”, en las cuales los artículos fueron presentados y publicados en volúmenes separados. Una publicación importante que trata la dinámica de suelos incluyó artículos de Ohsaki, Seed, McNeill, y Broms y Forsblad, junto con numerosas discusiones y un resumen de actividades de investigación en dinámica de suelos e ingeniería sísmica. En mi carrera subsecuente, tanto en la academia como en la práctica, mucho del material publicado de esta conferencia formó la base de mi conocimiento sobre varias facetas de la dinámica de suelos, y también la base de varias conferencias que impartí a generaciones de estudiantes de licenciatura y graduados.

A partir de esta conferencia pivote, he tenido el privilegio de asistir a todas las conferencias subsecuentes, con excepción del evento de 2017 en Seúl. El formato de las conferencias tiende a ser similar para muchas de las conferencias exitosas, y durante la conferencia de Tokio, en 1977, se publicó una nueva serie de sesiones de especialidad, tratando los efectos de cargas laterales en pilas, muestreo de suelos y ecuaciones constitutivas para suelos. De nuevo, estos volúmenes, junto con los artículos sobre el estado del conocimiento en la especialidad, proporcionaron valiosa información tanto para académicos como para ingenieros de la práctica.

En conferencias más recientes, el formato ha tendido a cambiar, y ahora se da la facilidad a los autores de los artículos de hacer su presentación. Esto ha coincidido con el desarrollo de los Comités Técnicos de la ISSMGE, y ha resultado en una plétora de sesiones paralelas y la necesidad de que los participantes escojan para asistir típicamente a entre cinco o seis sesiones paralelas. El concepto de un reportero general que resuma los artículos dentro de un área técnica específica parece haber sido puesta de lado y, por consecuencia, ya no existe ninguna crítica o discusión de ninguno de los artículos presentados.

A medida que reflexiono sobre el cambio en el formato de la conferencia internacional, me doy cuenta de que los foros para publicar artículos técnicos tendían a ser muy limitados hasta bien entrados los años setenta, de manera que la conferencia internacional que se realiza cada cuatro años se convirtió en una de las más fructíferas para publicar artículos. Ahora, con una plétora de revistas de especialidad geotécnicas, tanto impresas como electrónicas, el papel de la conferencia internacional ha cambiado de ser un foro para la publicación y transmisión de información técnica, a ser más un medio de contacto interpersonal y también de viajes internacionales a destinos interesantes. Mientras esto sirva para un propósito útil no puedo ayudar, excepto pensar que para la profesión hemos perdido una oportunidad valiosa de actualizarnos con los últimos desarrollos, mediante el seguimiento de conferencias del estado del conocimiento en la especialidad y la revisión crítica de los artículos presentados a la conferencia internacional. En particular, parece que hemos perdido la oportunidad de salvar la brecha entre investigación y práctica, mediante la valoración de la utilidad práctica de los artículos presentados.

Actualmente existen muchas, muchas reuniones técnicas que abordan temas específicos y permiten la presentación de los artículos por los autores. Esto está bien y podría no ser posible ni necesario reducir su número; sin embargo, quisiera sugerir que el propósito de la conferencia internacional sea diferente a la de esas reuniones técnicas más convencionales, poniendo mayor énfasis en proporcionar información relevante y útil para la comunidad geotécnica en su conjunto, evaluando de manera crítica la importancia en la práctica de los artículos presentados con enfoque de investigación, en lugar de que sólo sirvan a los asistentes a la conferencia. En mi opinión, la comunidad geotécnica se puede beneficiar de las conferencias internacionales que incluyan las siguientes características:

  • Un número limitado de presentaciones sobre el estado del conocimiento en la especialidad, en donde se haga una amplia revisión actualizada de los conocimientos de punta presentados previamente. Esto debería incluir áreas en las cuales investigaciones recientes han cambiado, o tienen el potencial de cambiar, la práctica de la ingeniería geotécnica.
  • Las conferencias honoríficas que fueron instituidas a lo largo de la última década deberían también ser presentadas en las sesiones plenarias. Estas deberían proporcionar un punto de vista más personal y enfocado del tema presentado, a diferencia de las conferencias del estado del conocimiento en la especialidad.
  • Reportes generales de los artículos presentados en áreas técnicas específicas, probablemente alineadas a aquellas de los comités técnicos de la ISSMGE. Los autores deberían tener la capacidad de responder por escrito al reportero general, si consideran que los comentarios de éste requieren ser rebatidos o para incluir información adicional.

Una selección de pocos, digamos cinco, artículos relevantes para ser presentados por los autores.

La preparación adecuada de una conferencia sobre el estado del conocimiento en la especialidad es una actividad muy consumidora de tiempo, y no sería inapropiado que el conferencista recibiera una compensación económica de la ISSMGE por su esfuerzo. El mismo principio podría aplicarse a los reporteros generales, quienes tienen que leer y evaluar críticamente docenas de artículos y documentar sus observaciones. Yo vería esto como una inversión de la ISSMGE para el beneficio de sus miembros, más que un costo.

Las sugerencias anteriores también implican dar mayor atención a las sesiones plenarias y una reducción a las sesiones paralelas. Reconozco que estoy en peligro de una regresión al pasado; no obstante, siento intensamente que nuestras conferencias internacionales, como las de otras disciplinas tales como la medicina, deberían ser un evento clave, tanto para académicos como para ingenieros de la práctica, para actualizarse y disminuir la brecha entre investigación y práctica. Esto a su vez implica que proporcionemos más oportunidades para reunirnos como un solo grupo, en lugar de una serie de grupos fragmentarios. Yo espero que, para futuras conferencias internacionales, al menos algunas de estas consideraciones sean tomadas en cuenta para revisar críticamente el actual formato y valorar los beneficios de hacer cambios como los sugeridos aquí.

Compartir en:

DESTACADOS

OPERACIÓN

Desafíos y logros de la gestión del agua en la capital En aras de garantizar que todos los habitantes de la Ciudad de México tengan

Leer más »