19 junio, 2024 6:20 pm

Nueva filosofía para transformar el sector

Entrevista a Roberto Ramírez de la Parra, director general de la Conagua.

 El tema del agua es de altísima importancia, y por ello la Conagua busca fortalecer la base del sector hídrico, así como trabajar de forma conjunta y coordinada con los diferentes prestadores de servicios para que cada uno, desde el ámbito de su competencia, participe de forma comprometida para mejorar la capacidad hídrica de nuestro país.

 

¿Qué acciones realiza la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para asegurar el abasto a la población y para las actividades productivas?

Para el presidente Enrique Peña Nieto, el tema del agua es de alta importancia, y en ese sentido le dio el carácter de seguridad nacional; por ello desde el primer año de gobierno instruyó a la Conagua a establecer una nueva filosofía y visión clara de cómo transformar el sector.

Para asegurar el abastecimiento y garantizar fuentes sustentables de suministro de agua potable en las zonas urbanas, se están construyendo más de 600 km de grandes acueductos con una inversión superior a 17,500 mdp. Además, se está implementando el uso de tecnologías, como la desalinización y el abastecimiento de zonas costeras. En zonas rurales, se están multiplicando los esfuerzos institucionales para lograr la cobertura total de agua potable y saneamiento de 3,250 comunidades indígenas a través de sistemas tradicionales, y donde éstos no son una alternativa, se instauró el programa Procaptar, con el cual se apoya a la gente para que pueda tener una fuente segura los 365 días del año por medio de sistemas de captación de agua pluvial, y con ello abastecer sus propios hogares, aun cuando éstos estén en zonas alejadas o dispersas.

En materia hidroagrícola, se trabaja en la construcción de infraestructura para asegurar un manejo adecuado, un uso eficiente y la reducción de pérdidas mediante la rehabilitación y modernización de la infraestructura, con una inversión de 13,277 mdp. Estas acciones abarcan obras para incorporar superficie al riego y al temporal tecnificado.

Por otra parte, se han modificado los protocolos operativos de 78 presas en el país para asegurar su manejo eficiente y con ello obtener mayor productividad.

 

¿Cuáles son los logros de las acciones implementadas en materia de agua potable, alcantarillado y saneamiento, así como en el rubro hidroagrícola?

Gracias a las acciones implementadas y a las más de 4,200 obras ejecutadas a la fecha, se han incorporado a 4.4 millones de personas al servicio de agua potable, lo que ha permitido llevar la cobertura a 92.5% de la población.

En alcantarillado, gracias a las más de 2,300 obras en esta administración, 5.5 millones de mexicanos más cuentan con el servicio de drenaje. Esto significa una cobertura nacional de 91.4 por ciento.

En materia de saneamiento, se ha incrementado la capacidad a 21 m3/s, más que en la anterior administración, al pasar de 47.5 a 57% de cobertura.

Además, en poblaciones dispersas o con un grado de marginación se ha realizado un gran esfuerzo para lograr que 286,075 viviendas cuenten con sistemas de agua potable; 201,836 con servicio de drenaje y 4,415 con sistemas de captación de agua de lluvia.

Para este año estamos construyendo 428 obras de agua potable para incorporar a 212 mil habitantes; 396 obras de drenaje para que 124 mil personas cuenten con el servicio, y 10,307 sistemas de captación de agua de lluvia que beneficiarán a 51 mil mexicanos.

En lo que respecta al sector hidroagrícola, es un hecho que gracias a las acciones, obras y políticas públicas se ha incrementado la productividad del agua de riego en 21.3% (de 1.51 a 1.82 kg/m3). Este aumento representa un logro muy importante, ya que se ahorra un volumen de 3,900 millones de metros cúbicos por año agrícola, lo que equivale al volumen que usa la población del Valle de México en dos años.

Además, se ha rehabilitado equipo electromecánico de 5,467 pozos hidroagrícolas, lo que ayuda también a reducir el costo de operación en más de 150 mil hectáreas y en beneficio de más de 38 mil familias de productores.

En la región Sur-Sureste se incorporaron 41,859 nuevas hectáreas en distritos de temporal tecnificado, que permiten incrementar la producción agrícola en 30%. Esto representa el 92.5% de la meta programada durante el presente sexenio para esta región, en beneficio de 10,300 habitantes.

Finalmente, cabe destacar que en el ciclo agrícola 2014-2015 se tuvo la mejor producción de alimentos en los distritos de riego del país desde 1999; además, en dicha producción se utilizó un volumen de 26,800 millones de metros cúbicos, que es inferior al promedio empleado durante los 16 años, que fue de 27,800 millones de metros cúbicos, lo que significa un uso más eficiente del agua.

 

¿Cómo han afectado a la Conagua los ajustes presupuestarios realizados por el gobierno federal?

Al interior de la Conagua, todos los planes y programas se encuentran sujetos a un proceso de evaluación integral, y se priorizan las inversiones que tengan el mayor costo-beneficio para lograr el máximo alcance hacia la población. La forma histórica de planeación inercial no se aplica más, sino la que se realiza en forma coordinada con los estados y municipios.

 

¿Qué está realizando la Conagua en materia de planeación estratégica, especialmente a corto y mediano plazo?

Nuestro principal instrumento de planeación es el Programa Nacional Hídrico 2014-2018 (PNH), el cual está alineado con los cinco ejes establecidos en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. En el PNH se establecen las estrategias y líneas de acción de las políticas públicas a través de diversos rubros: fortalecer la gestión integrada y sustentable del agua; incrementar la seguridad hídrica ante sequías e inundaciones; fortalecer el abastecimiento de agua y acceso a los servicios de agua potable, alcantarillado y saneamiento; incrementar las capacidades técnicas, científicas y tecnológicas del sector; asegurar el agua para el riego agrícola, energía, industria, turismo y otras actividades económicas y financieras de manera sustentable, y consolidar la participación de México en el contexto internacional en materia de agua.

Hemos de decir que, por sus características, este programa es el más novedoso de la historia, ya que en su elaboración estuvieron involucrados diferentes sectores del gobierno, consultores, académicos, especialistas y la sociedad civil, lo que permitió que por primera vez el documento fuera incluyente y susceptible de ser evaluado y replanteado periódicamente.

Asimismo, se están priorizando las inversiones mediante un sistema que integra todos los programas y acciones a llevarse a cabo en el corto y mediano plazo. De esa manera, se les asignan prioridades e inversiones con base en criterios de rentabilidad socioeconómica, reducción de la pobreza extrema, desarrollo regional y la concurrencia con otros programas y proyectos de inversión.

Además, con el propósito de optimizar el presupuesto asignado a los programas y royectos de inversión (PPI), el 15 de febrero de 2016 se instituyó el Comité de Control de Programas y Proyectos de Inversión de la Conagua, a través del cual se lleva a cabo la coordinación interna de evaluación y seguimiento de los PPI.

 

En un ámbito como el hídrico, con tantos factores y actores, las relaciones institucionales suelen cumplir un papel determinante. ¿Cuáles son las principales instituciones públicas y privadas con las que interactúa la Conagua y cuáles son los beneficios obtenidos?

Para la Conagua es muy importante trabajar de la mano con los usuarios de agua en el país; para ello continuamos fortaleciendo los vínculos de coordinación y trabajo con los consejos de cuenca, que son el medio idóneo para la participación social en materia de agua; por ello, en el marco de la sesión de la Red Internacional de Organismos de Cuenca nos reunimos con todos los consejos y planteamos una importante agenda de temas, sobre la cual hemos estado trabajando en colaboración.

Además, tenemos un vínculo de coordinación con las organizaciones de usuarios y todas aquellas asociadas al sector, como el Consejo Consultivo del Agua, la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento y la Asociación Nacional de Usuarios de Riego, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, el Colegio de Ingenieros Civiles de México y la Asociación Mexicana de Hidráulica, entre otras. Igualmente con dependencias gubernamentales como la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación y la Secretaría de Desarrollo Social, y con gobiernos estatales y municipales.

Esta política de colaboración ha permitido tener un vínculo de retroalimentación para conocer las necesidades de los usuarios, así como las fortalezas y debilidades de la propia comisión para así continuar mejorando de manera permanente.

 

¿De qué forma apoya la Conagua a los organismos operadores de servicios de agua de México?

Los servicios de agua potable, drenaje y saneamiento son factor fundamental en el bienestar y calidad de vida de los mexicanos. Por ello, uno de los objetivos del PNH es incrementar el acceso y calidad de estos servicios.

Para lograrlo, se requiere fortalecer el desarrollo técnico y la autosuficiencia financiera de los organismos operadores del país a través de la mejora de sus eficiencias físicas y comerciales, por lo que la Presidencia de la República ha instruido a la Conagua para desarrollar líneas de acción con miras a apoyar a los organismos operadores, y hemos trabajado en la adecuación de las Reglas de Operación 2016. Con estos cambios los municipios y organismos operadores podrán ejecutar las obras y recibir recursos directamente, cuando así lo convenga con el Estado.

También se asignan a los organismos operadores recursos desde 2 hasta 10% para adquisición de equipo, materiales y mejoramiento de eficiencias, incluso un 15% más de recursos a los que cumplan con un consejo de administración en el que al menos el 50% de sus integrantes sean representantes de la sociedad civil, implementen un sistema de profesionalización y permanencia de su personal técnico y operativo –el cual incluso se puede pagar con el programa–, certifiquen el Sistema de Gestión de Calidad de los programas federalizados y cuenten con un diagnóstico de su situación física y comercial.

Ahora se trabaja de manera conjunta y más estrecha con los estados y municipios para focalizar los esfuerzos que permitan incrementar las coberturas de agua potable, drenaje y saneamiento priorizando acciones y obras con mayor beneficio social.

Implementamos el programa “Agua sin adeudos”, un esquema que permite a los organismos operadores sanear sus finanzas a través de la regularización fiscal de sus adeudos causados hasta diciembre de 2013, y esto hace posible que estén al corriente en sus obligaciones de pago de derechos de agua y descargas a partir del ejercicio 2014. Hasta el momento se han inscrito 1,068 municipios del país, y de los 55 mil millones de pesos reconocidos como adeudos, se han condonado 42 mil millones.

Una de las acciones estratégicas es poner en marcha la Escuela del Agua, la cual busca profesionalizar al personal de los organismos operadores del agua para adquirir mejores herramientas y conocimientos, y de esa manera fortalecer sus capacidades. La escuela tendrá instalaciones para impartir cerca de 50 cursos, sin costo al personal operativo de los organismos, en temas como medición, sistema comercial, eficiencia energética, y gestión y operación de plantas de tratamiento, entre otros. Además, se ha diseñado un taller para adentrar a los presidentes municipales en los temas del sector.

Para continuar impulsando la conformación de capacidades técnicas, se desarrollaron cuatro guías operativas que abordan temas fundamentales, como identificación de costos para la sostenibilidad, formulación de políticas públicas en agua, creación de organismos intermunicipales y elaboración de reglamentos municipales de los servicios. Estas guías están disponibles en nuestra página web para todos aquellos que quieran consultarlas.

Quiero concluir mi respuesta comentando que la Conagua busca fortalecer la base del sector hídrico, así como trabajar de forma conjunta y coordinada con los diferentes prestadores de servicios para que cada uno, desde el ámbito de su competencia, participe de forma comprometida para mejorar la capacidad hídrica de nuestro país, la cual reside en la capacidad transformadora de sus organismos operadores.

 

¿Cuál es la situación de la propuesta de la nueva Ley General de Aguas?

En la Conagua estamos colaborando estrechamente con las comisiones legislativas relacionadas con el agua para aportar nuestro conocimiento técnico y experiencia diaria en la gran tarea de administrar las aguas nacionales.

Con respecto a su contenido, en mi opinión la nueva legislación deberá cumplir al menos con ser una ley general, es decir, de obligada observancia por los tres órdenes de gobierno; no ser privatizadora, ya que el agua es y será siempre propiedad de la nación, y estar encaminada a garantizar el derecho humano al agua. Por ello, la nueva legislación debe contar con mayores herramientas que garanticen el mínimo vital y la cobertura universal en forma progresiva.

Tiene que estar en consonancia con la realidad hidrológica de nuestro país; la época actual es muy diferente a la de 1992, cuando se publicó la Ley de Aguas Nacionales. Actualmente se cuenta con menor disponibilidad de agua per cápita, por lo que se debe enfatizar en el uso eficiente, sustentable, equitativo y racional de los recursos hídricos. Por otro lado, hoy como nunca los fenómenos hidrometeorológicos se han vuelto cada vez más recurrentes y fuertes. Es por ello que la ley debe determinar claramente las responsabilidades de los tres órdenes de gobierno.

También deberá fortalecer los mecanismos de consulta, para adoptar decisiones consensuadas con los usuarios además de generar la colaboración y concertación con los representantes de la sociedad y los actores del ámbito hídrico: academia, legisladores, especialistas, etc., estableciendo mecanismos de vigilancia ciudadana a través de observatorios y la contraloría ciudadana. Un ejemplo de esto son los consejos de cuenca, que incrementarían la participación de la sociedad para pluralizar la visión de estos órganos colegiados y aumentar la gobernanza del agua en cuencas y acuíferos.

Finalmente, debe dar mayor atención a la contaminación del agua fortaleciendo los elementos de remediación y compensación, así como la competencia de los tres órdenes de gobierno en materia de calidad de los recursos hídricos.

 

¿De qué manera contribuye la Conagua a la realización del proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México?

Desde principios del decenio de 1990 se iniciaron los trabajos de planeación hidráulica del oriente de la Zona Metropolitana del Valle de México para captar, conducir, regular y desalojar eficientemente las aguas negras y las provenientes de los ríos del oriente. Para el año 1994 ya se contaba con un Plan Maestro, que se enriqueció con las experiencias y necesidades de la región y esto dio pauta para conformar el programa de acciones a ejecutar en la actualidad.

Dicho programa no se realizó específicamente para dar viabilidad hidráulica al proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, sino que es un planteamiento integral que permitirá incrementar la capacidad de regulación, eliminar cauces a cielo abierto y dar saneamiento a las aguas residuales de la región; se genera así la base para la gestión integral del agua en el oriente del Valle de México.

Entre las principales obras destacan la ampliación de cuerpos de agua lagunares y la construcción de otros adicionales para incrementar la capacidad de regulación del agua de lluvia de 13 a 38 millones de metros cúbicos, con lo que se triplica su capacidad actual; la rectificación de 46 km de cauces para mejorar la conducción del agua y reducir los riesgos de desbordamientos; la construcción de 150 km de colectores marginales para conducir el agua residual a las plantas de tratamiento y evitar que dicha agua sea vertida a los cauces y los contamine; la rehabilitación de dos plantas de tratamiento de aguas residuales y la construcción de diversas plantas adicionales; finalmente, el entubamiento de 7.2 km de cauces y la construcción de 41 km de túneles para mejorar el sistema de drenaje.

Resulta importante mencionar que, como obras adicionales de la zona oriente del Valle de México, están en construcción los túneles Emisor Oriente y Canal General, de 62 y 7.9 km, respectivamente, que contribuyen a mejorar el desalojo de las aguas y a mitigar los riesgos por inundaciones en esta gran metrópoli.

Con lo anterior quiero transmitir a todos los lectores de H2O Gestión del Agua la seguridad de que la Conagua está trabajando al máximo de su capacidad y con su mayor esfuerzo para mover a México y continuar transformando, con la dirección del Ejecutivo Federal, la calidad de vida de millones de mexicanos que ahora tienen mejores condiciones hídricas para sus familias.

 

Entrevista de Daniel N. Moser

 

Esta es una versión resumida de la entrevista original. Si desea obtener la versión completa, solicítela a h2o@heliosmx.org

Compartir en:

DESTACADOS

OPERACIÓN

Desafíos y logros de la gestión del agua en la capital En aras de garantizar que todos los habitantes de la Ciudad de México tengan

Leer más »