19 junio, 2024 5:02 pm

La huella de un ingeniero geólogo en México

El ingeniero Ulrich Hungsberg tuvo siempre una gran dedicación por la profesión de ingeniero geólogo e interés por transmitir sus conocimientos y experiencias a las nuevas generaciones de ingenieros con la idea de formar en nuestro país un grupo de profesionales que resolviera adecuadamente los problemas surgidos en el sector hidráulico.

Paul Alfaro Nava El ingeniero Ulrich Fritz Otto Hungsberg Engelmann nació el 17 de abril de 1934 en Leipzig, Alemania.

Sus estudios profesionales para ingeniero geólogo los desarrolló en la Escuela Nacional de Ingenieros de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en el periodo de 1952-1956, y realizó estudios de especialización en geología aplicada a la ingeniería civil en la Universidad de Bonn, Alemania de 1958 a 1959. Dominaba tres idiomas: español, inglés y alemán, y sabía un poco de francés.

La construcción de grandes presas de almacenamiento por la vía institucional se inició en el año de 1926 con la creación de la Comisión Nacional de Irrigación (CNI); sin embargo, en esa época la experiencia de los ingenieros mexicanos era limitada, por lo que se recurrió a contratar empresas extranjeras de reconocida capacidad. El grupo consultor de la extinta Comisión Nacional de Irrigación surgió a raíz de que los primeros diseñadores y constructores de presas extranjeros permanecieron en México.

Con el desarrollo de las primeras presas, se fueron formando y adiestrando los ingenieros mexicanos, y en 1931 comenzaron a hacerse cargo del desarrollo de estas actividades. En ese año, el vocal ejecutivo de la CNI nombró como consultores a los destacados ingenieros Andrew Weiss y Max W. King, quienes habían colaborado con las empresas extranjeras; quedó de esta manera integrado el primer cuerpo del consultivo de la CNI.

Con la creación de la Secretaría de Recursos Hidráulicos (SRH) en el año 1947 se formaliza el Consejo Consultivo Técnico como un órgano dependiente directamente del titular de esa secretaría, y al frente de este grupo quedó el destacado ingeniero mexicano Antonio Coria Maldonado, quien conservó en este grupo a Andrew Weiss y a Max W. King. Este grupo tuvo las funciones básicas de evaluar y orientar o mejorar el diseño y construcción de las obras hidráulicas, con el fin de poder emitir opiniones técnicas independientes de las partes involucradas en la realización de las obras.

El ingeniero Ulrich Hungsberg inició su vida profesional como ayudante de investigador y continuó siendo investigador de tiempo completo en el Instituto de Geología de la UNAM de 1958 a 1960; en ese último año se incorporó, por invitación de Antonio Coria Maldonado, al Consultivo Técnico.

En la década de 1970, en la estructura del sector hidráulico, el Consultivo Técnico continuó dependiendo directamente del titular de la SRH y después del subsecretario de Infraestructura Hidráulica de esa secretaría. Sin embargo, Hungsberg continuó como asesor en geología y geohidrología en el Consultivo Técnico.

El Consultivo Técnico fue incorporado al Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) como una coordinación, mediante un acuerdo con el director general de la Comisión Nacional del Agua. Esta posición se mantuvo hasta 1996. Durante ese periodo, el ingeniero Hungsberg ocupó el cargo de subcoordinador de Geología y Geohidrología del Consultivo Técnico en el IMTA. Finalmente, en 1996 el Consultivo Técnico fue incorporado a la Conagua, dependiendo de la Subdirección General Técnica.

En el Consultivo Técnico se encontraban ingenieros con amplia experiencia en el sector hidráulico; la mayor parte de ellos habían iniciado su desarrollo profesional desde muy jóvenes en distintas áreas del sector hidráulico y alcanzaron puestos directivos o estuvieron en la construcción de la mayoría de las presas; en vez de jubilarse, preferían incorporarse al Consultivo Técnico para continuar aportando su experiencia; es por ello que la mayoría de los ingenieros tenían una edad muy avanzada.

Entre los ingenieros de mayor prestigio en materia de obras hidráulicas destacaban, además, Aurelio Benassini, Manuel Anaya y Sorribas, Alfredo Marrón Vimbert, Francisco Torres Herrera, Macario Vega Pérez y Vicente Casales Lattuada, quienes participaban activamente en la solución de la problemática que surgía en las presas.

A partir de 1996, luego de su incorporación a la Conagua, el ingeniero Hungsberg ocupó el puesto de subgerente de Geología y Geohidrología en la Gerencia del Consultivo Técnico.

El Consultivo Técnico ha sido dirigido por los ingenieros Antonio Coria Maldonado (1947-1967), Aurelio Benassini Vizcaíno (1967-1981 y 198-1986), Alfredo Marrón Vimbert (1987-1989), Manuel Anaya y Sorribas, Premio Nacional de Ingeniería (1989-1995), Luis Ramírez de Arellano Álvarez (1995-1997), José Antonio Nieto Ramírez (1998-2001), Rodrigo Murillo F. (2001-2003) y de agosto de 2003 a febrero de 2013, el gerente fue Ulrich Hungsberg.

Desde 2014 hasta 2023 continuó como ingeniero consultor en geología aplicada a la ingeniería civil, tratamiento de cimentaciones y geohidrología en la Subdirección General Técnica.

El ingeniero Hungsberg realizó su formación geológica y geohidrológica mediante la práctica profesional aplicada en la solución de un sinnúmero de problemas en el sector hidráulico y la capacitación del personal de la Conagua con la impartición de cursos de modelación geohidrológica. Cabe destacar que era un apasionado de la actualización tecnológica de equipo de cómputo, software y hardware.

Su pasión por la ingeniería geológica aplicada a la ingeniería civil lo condujo a capacitarse de manera autodidacta y a aplicar sus conocimientos en múltiples obras, en estudios o construcción, de los tratamientos de la cimentación mediante la inyección de lechadas de cemento de tapetes de consolidación y pantallas impermeables. No conforme con la manera en que se interpretaban las pruebas de absorción de agua tipo Lugeon y Lefranc en sus diferentes tipos, como bombeo a gasto constante, inyección a gasto constante, flujo variable somero, flujo variable y flujo variable vertical, desarrolló en Excel hojas de cálculo para la interpretación de dichas pruebas de permeabilidad.

Conoció al doctor Friedrich-Karl Ewert, uno de los investigadores más destacados en Alemania en el área de pruebas de absorción de agua y de inyectado de mezclas de cemento para la construcción de pantallas impermeables, y ejerció en él una fuerte influencia profesional. Realizaron en forma conjunta hojas de cálculo para llevar el control del inyectado de lechadas de cemento.

Participó en estudios, proyectos, diseños, construcción, operación y mantenimiento de presas, rehabilitación y puesta fuera de servicio de obras hidráulicas, principalmente presas, y la preservación estructural segura y funcional de presas. Es a esta área a la que, sin duda, el ingeniero Hungsberg entregó la mayor parte de su vida profesional; difícilmente existe una presa en México en la que no se haya involucrado.

Además, también participó en situaciones de emergencia causadas por fallas parciales o totales en presas por sismos, huracanes o tormentas tropicales, sequías o deslizamientos que afectaron a la infraestructura hidráulica o cerraron cauces federales en el país.

El ingeniero Hungsberg fue miembro del Comité Mexicano de Grandes Presas, entre otras asociaciones.

En lo que se refiere a publicaciones, presentó en numerosos congresos y foros nacionales e internacionales artículos relacionados con los temas de tratamientos de cimentación mediante el inyectado de lechadas de cemento e ingeniería de presas, de acuerdo con su experiencia profesional. Fue coautor de los libros Presas de México I, II y III, editados por la Secretaría de Recursos Hidráulicos; organizó tres reuniones nacionales de seguridad de presas, y fue coautor del libro Rock grounting at dam sites (2018).

Debe destacarse la dedicación y cariño que el ingeniero Hungsberg tuvo siempre por la profesión de ingeniero geólogo, así como su interés por trasmitir sus conocimientos y experiencias a las nuevas generaciones de ingenieros con la idea de formar en nuestro país un grupo de profesionales que resolviera adecuadamente los problemas surgidos en el sector hidráulico. En este sentido, Hungsberg debe sentirse muy orgulloso de la huella que dejó durante su paso por la Conagua, y particularmente en el Consultivo Técnico.

Como ingeniero geólogo, Ulrich Hungsberg tiene un reconocimiento considerable por su desempeño en la ingeniería de presas y en el campo de la ingeniería hidráulica.

“Que los ángeles y los santos lo reciban al pasar a la otra vida y que vea al creador cara a cara y que goce de la visión de Dios por siempre” (anónimo).

Un gran abrazo, mi querido amigo

Compartir en:

DESTACADOS

OPERACIÓN

Desafíos y logros de la gestión del agua en la capital En aras de garantizar que todos los habitantes de la Ciudad de México tengan

Leer más »