19 junio, 2024 5:53 pm

El agua en tiempos de guerra. La amenaza a infraestructuras estratégicas

El agua es un recurso geoestratégico, y los recientes acontecimientos ocurridos en el contexto del conflicto entre Rusia y Ucrania lo muestran. El derribo de la presa Nova Kajovka provocará no solo un daño ambiental y social de grandes dimensiones, sino que puede influir en el rumbo de la guerra. Como infraestructura estratégica no podía ser objeto de ataque, y sin embargo lo fue. Esto nos lleva a valorar en el futuro la importancia de la infraestructura hidráulica en el contexto de las crisis y los cambios geoestratégicos globales. Ningún país está exento, y lo que tenemos por delante es una dimensión más del agua: la política.

Judith Domínguez Serrano El Colegio de México. Asesora de la Vicepresidencia Tercera del Gobierno de España.

Los tratados de guerra (que forman parte del ius in bello, el derecho internacional humanitario que regula las hostilidades para proteger a las víctimas de los conflictos) no regulan directamente cuestiones sobre el agua o su infraestructura; son los protocolos posteriores a la Convención de Ginebra, adoptados ya avanzado el siglo XX, y el derecho internacional consuetudinario los que incorporan algunos límites que se consideran “aceptables” cuando suceden las guerras, en relación con el acceso al agua o sobre la infraestructura hidráulica que puede ser considerada como estratégica o de “especial vigilancia” si incluye “obras e instalaciones que contienen fuerzas peligrosas”. Varios episodios de guerras pasadas se refieren a la relevancia estratégica de los ríos en las guerras, que pueden ser determinantes para ganarlas o perderlas.

Si se hace un poco de historia, se verá que en los textos de las civilizaciones antiguas en los que se mencionan las “guerras justas” se encuentran referencias a una mínimas reglas y conductas frente a territorios sitiados. Además, una serie de normas consuetudinarias rodean al entorno de la guerra, que constituyen en su conjunto parte del derecho internacional humanitario.

Entre estas escasas normas que tocan aspectos vinculados a los bienes ambientales se encuentran la obligación de proporcionar a los prisioneros agua y alimentos, no destruir los árboles que dan frutos porque de ahí se pueden alimentar los propios combatientes o la prohibición de utilizar el agua como arma de guerra, sea como medio para hacer pasar hambre o para atacar, destruir, sustraer o inutilizar las reservas de agua potable o las obras de riego que son esenciales para la supervivencia de la población civil.

El agua cobra relevancia en una creciente complejidad global marcada por la conjunción de varias crisis: energética, hídrica y ambiental, y por los acontecimientos que vivimos, como la guerra de Ucrania, que ha representado un vuelco geopolítico para muchas naciones por los impactos que derivaron de ella, como la exportación de energía o de granos.

Cuando Ismail Serageldin, vicepresidente del Banco Mundial, escribió en 1995 que las próximas guerras serían por el agua, se refería a que sería un bien en disputa, trasfondo de conflictos e incluso de guerras. Algunos autores consideraron que era una exageración, frente a bienes a los que otorgamos mayor valor económico. Lo cierto es que ahora mismo existen varios conflictos en escala internacional o regional vinculados directa o indirectamente al uso y reparto del agua.

Generalmente nos ocupamos del agua en tiempos de paz y poco trascienden las implicaciones que tiene en conflictos armados, sobre todo para los habitantes, más allá de los prisioneros o soldados de guerra. En tiempos de paz hemos aprendido a convivir con una escasez relativa de agua, un problema común a la mayoría de los países en vías de desarrollo. Para las sociedades que cuentan con un acceso continuo al agua para su consumo personal y doméstico no representa un gran problema, pero las olas de calor y las sequías, más prolongadas y severas, están provocando crisis en ciudades del primer mundo, como Barcelona, Monterrey o Ciudad de México.

En tiempos de guerra, y ante conflictos cada vez más crecientes o catástrofes humanitarias, el agua se torna un bien esencial, pues la falta de ella puede provocar catástrofes.

En los primeros días de junio hemos visto la destrucción de la presa Nova Kajovka, construida en 1956 y considerada una de las grandes obras del comunismo. La presa, cuyo principal uso era la generación de electricidad, aprovechaba también las aguas del río Dniéper para los sistemas de irrigación, las instalaciones industriales y las piscifactorías, y para el canal de Crimea del Norte y el Dniéper-Krivói Rog. La presa, por sobre todo, abastecía a diversas poblaciones a su margen.

Se trata de una infraestructura estratégica relacionada con una planta nuclear, la red eléctrica de la que se abastecen miles de personas; una presa con una superficie de más de 2,100 km2 y una reserva de agua de18,000 hm3.

Con la rotura, el embalse se ha vaciado y sus aguas han inundando las ciudades próximas en un momento crucial de la guerra que, se dice, puede determinar su rumbo. Aún no se observan todas las consecuencias, pero aquellos que han afrontado inundaciones saben que las secuelas son largas y el tiempo de recuperación aun mayor. Las organizaciones ambientalistas consideran que la ruptura del embalse provocará una catástrofe ambiental, pues en los márgenes del río y la presa se desarrollaba una gran biodiversidad. A la fecha en que se escribe este artículo, ya eran 80 los asentamientos humanos afectados y se estiman en 40,000 las personas que serán reubicadas.

Inundaciones y desplazados, posibles enfermedades por los vectores hídricos y aguas tóxicas, falta de energía, pérdida de cosechas y bienes materiales son solo el inicio de los estragos del paso del agua que ya no se usará.

Sin ir más lejos, en México también contamos con infraestructura hidráulica estratégica que, sin estar en guerra, es de vital importancia para el desarrollo regional. Pensemos en el conflicto que se suscitó con la obligación internacional, derivada del Tratado de Aguas de 1944, de entregar 130 millones de metros cúbicos de agua a Estados Unidos y que estuvimos a punto de no cumplir, debido a que actores sociales de un estado, en este caso principalmente agricultores, aunque no exclusivamente, se oponían a la salida de agua de las presas federales. 

Conclusiones

Lo sucedido con la presa Nova Kajovka, aunque lejano en distancia para los mexicanos, debe ponernos en alerta sobre la infraestructura estratégica que tenemos y que, en el contexto del cambio climático, puede ser vital para una ciudad o región. ¿Cuáles son las normas de protección en este caso? ¿Qué planes existen en el país para su defensa y resguardo? Las consecuencias de largo plazo pueden ser catastróficas, pero en el corto plazo también las hay. Devastación ambiental, inundaciones, cortes en el suministro de agua para todos los usos… el agua es más importante de lo que pensamos. La dimensión política y estratégica que tendrá en los próximos años, a todas las escalas, sean locales, regionales o internacionales, pone sobre la mesa no solo la gestión de los riesgos asociados al manejo del agua, sino también la consideración de otros contextos, que pueden parecer ajenos o distantes y que terminan siendo decisorios en el rumbo de un país.

Compartir en:

DESTACADOS

OPERACIÓN

Desafíos y logros de la gestión del agua en la capital En aras de garantizar que todos los habitantes de la Ciudad de México tengan

Leer más »