21 mayo, 2024 12:49 am

Avances en calidad y transparencia

Entrevista a José Antonio Rodarte Leal. Coordinador general de Centros SCT.

Hoy la SCT es un libro abierto, pues ofrece en su portal información sobre las licitaciones y contrataciones más importantes, cuenta con la intervención de notarios públicos e invita a participar a testigos sociales independientes de alto prestigio y capacidad técnica profesional; también transmite en vivo o vía internet los procesos licitatorios más relevantes.

 

Siendo mucho más amplio el universo de lectores de la Revista Mexicana de la Construcción que el que estuvo presente en su exposición durante la Reunión Nacional de Comunicaciones y Transportes de la SCT y la CMIC realizada hace unos meses, agradeceremos un resumen ejecutivo de los puntos esenciales.

Expuse sobre el impacto de la infraestructura en el desarrollo regional de México, haciendo hincapié en la labor sinérgica entre la SCT y la CMIC. Destaqué la importancia de continuar con el trabajo conjunto de los sectores público y privado para hacer de la infraestructura la herramienta que impulse el desarrollo de nuestro país y alcanzar el objetivo establecido por el gobierno federal de convertir a México en plataforma logística global de alto valor agregado.

 

El programa que elabora la SCT con base en la planeación a mediano y largo plazo sufre modificaciones al llegar al Congreso, por compromisos de algunos legisladores con las comunidades; esto dificulta no sólo el cumplimiento del programa, sino también los procesos necesarios de planeación, diseño, esquema de financiamiento y construcción. Es una observación que me han hecho a lo largo del tiempo diversos funcionarios de la SCT. ¿Cuál es su experiencia al respecto?

En materia de infraestructura carretera, el programa de inversión de la SCT se enfoca en tres grandes programas: el de carreteras federales, el de caminos rurales y alimentadores, y el de conservación; es en los dos últimos donde se presentan mayores solicitudes para atender los requerimientos de las comunidades. Como es de su conocimiento, en el caso de caminos rurales los proyectos deben cumplir previamente con una serie de requisitos que les permitan obtener el registro ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para llevarlos a cabo.

 

¿Cuáles fueron los puntos acordados cuando comenzó la relación entre la SCT y la CMIC durante la actual gestión, y cuál es la evolución del trabajo conjunto hasta el momento?

Suscribimos un convenio marco de colaboración que establece las bases de cooperación entre ambas para que las obras de infraestructura se ejecuten con estándares internacionales de calidad y se impulse así el desarrollo nacional y regional del país; para establecer canales permanentes de comunicación y garantizar la participación de la pequeña y mediana industria de la construcción, así como la transparencia en todos los procesos de contratación; y no menos importante, para fortalecer la formalidad fiscal y del empleo, y privilegiar la calidad de las obras, el cumplimiento en los tiempos de ejecución y la protección del medio ambiente.

En este sentido, destaca el Protocolo de Transparencia firmado el 13 de mayo de 2015, que establece las reglas de contacto entre los servidores públicos de la SCT y los contratistas –por supuesto, incluye a los 31 centros SCT–; fortalece la actuación de las instituciones públicas y coadyuva en el ejercicio legal y transparente de los recursos públicos. En cada proceso licitatorio se invita a representantes de la CMIC y del Órgano Interno de Control en la SCT a participar como observadores. También establecimos comisiones mixtas en el centro SCT de cada entidad del país en las que intervienen los presidentes estatales de la CMIC y los directores generales de dichos centros; tales comisiones tienen la obligación de sesionar por lo menos una vez al mes. A la fecha se han llevado a cabo 160 sesiones.

 

¿Cuál es el balance de las acciones realizadas en este marco?

Es muy positivo. Por ejemplo, durante la presente administración se han realizado más de 11,700 procesos de contratación con cerca de 4 mil empresas y en ninguno de ellos hemos tenido inconformidad; esto es prueba de que el ejercicio de actuar con transparencia ha dado sus frutos. Otro dato relevante es que hasta diciembre de 2015, 70% de los contratos se adjudicaron a la industria local, y 30% a empresas de carácter nacional; durante 2016, esta participación cambió a 74 y 26%, respectivamente, con una participación importante de las mipyme. Asimismo, hemos llevado a cabo de manera conjunta con la CMIC siete reuniones regionales y cuatro nacionales. De forma adicional, mantenemos una relación estrecha y permanente con la directiva de la CMIC.

 

¿Hay manera de formalizar la participación de las mipyme locales mediante la subcontratación por parte de las grandes empresas cuando las condiciones de la obra lo permiten?

La manera en que las empresas establezcan consorcios entre sí para participar en los procesos de contratación es un mecanismo de oportunidad. Las mipyme y las grandes empresas trabajan en conjunto para crear mayores oportunidades.

 

Otro fenómeno que suele ser motivo de preocupación para los empresarios de la construcción –y de otros sectores económicos– son las reglas para la participación entre empresas extranjeras y nacionales. Muchos países, especialmente los centrales, hasta han legislado para priorizar a sus empresas nacionales en territorio propio, e incluso fungen como gestores de ellas en el extranjero, lo que no ha sido el caso de México. ¿Qué nos puede comentar al respecto?

Muchas de las empresas internacionales tienen su capítulo en México, incluso algunas de ellas son socias de la CMIC registradas ya con carácter nacional. Como servidores públicos, tenemos la obligación de actuar en estricto apego a la ley; sería contrario al marco legal que nos regula establecer excepciones.

Efectivamente, es un tema que debe ser tratado y enriquecido de acuerdo con las mejores prácticas internacionales y, sobre todo, conforme a derecho.

 

¿Cómo enfrenta la secretaría, en particular los centros SCT que usted coordina, los recortes presupuestales para 2017? ¿Con qué criterios establecen las prioridades?

Los recortes presupuestales nos han llevado a buscar fuentes alternas de recursos que nos permitan ejecutar las obras que tiene a su cargo la SCT. A este respecto, puedo decirle que el Programa Nacional de Infraestructura se va a cumplir al 100 por ciento.

 

Dejó muy claro que la SCT garantiza la transparencia. ¿Existen visores, se filman los procesos, se transmiten en vivo, se puede acceder vía internet a toda la información contractual? Háblenos sobre el sistema de la gestión de la calidad.

El secretario de Comunicaciones y Transportes estableció como objetivo y norma fundamental que la ejecución de todos los programas a cargo de la dependencia se lleven a cabo con estricto apego a la legalidad, con transparencia y rendición de cuentas.

Hoy la SCT es un libro abierto, pues ofrece en su portal información sobre las licitaciones y contrataciones más importantes, cuenta con la intervención de notarios públicos e invita a participar a testigos sociales independientes de alto prestigio y capacidad técnica profesional; también transmite en vivo o vía internet los procesos licitatorios más relevantes.

Asimismo, adoptó el Estándar de Datos para Contrataciones Abiertas impulsado por el Banco Mundial; esto se hizo por vez primera con la red compartida.

Adicionalmente, la Coordinación General de Centros SCT, a través de la Dirección General de Evaluación junto con los 31 centros, llevó a cabo la certificación de los ocho procesos de mayor impacto en la ciudadanía que realiza la SCT, siguiendo estándares internacionales de calidad; de este modo se convirtió en la primera dependencia de la administración pública federal en obtener dicha certificación con la norma ISO 9001 en su versión 2015.

 

¿En qué consiste este sistema?

Es una herramienta que nos permite planear, ejecutar, controlar y activar las tareas para brindar servicios con altos estándares de calidad, los cuales son medidos a través de los indicadores de tiempo de respuesta, cumplimiento de metas anuales y satisfacción del usuario.

Como lo comenté, certificamos los ocho procesos de mayor impacto en la ciudadanía que realiza la secretaría a través de los 31 centros SCT: 1) pago de estimaciones de obra pública, 2) pago de adquisiciones de bienes o servicios, 3) expedición de licencias federales de  conductor,  4)  permisos  del  autotransporte  federal,  5)  verificación  de  calidad  de obra, 6) permiso para el uso y aprovechamiento del derecho de vía, 7) pago de anticipos de obra pública y 8) verificación del programa México Conectado.

La certificación fortalece el trabajo de la SCT en materia de transparencia, rendición de cuentas y combate a la corrupción.

 

A diferencia de otros departamentos que se ocupan de un área específica, los centros SCT atienden todas las áreas que competen a la secretaría. ¿Existen particularidades?

Los centros SCT son los ejecutores de las políticas públicas, programas y proyectos que en materia de infraestructura, comunicaciones y transportes establecen las áreas normativas de la secretaría.

Al inicio de la administración hicimos un análisis que permitiera clasificar los centros SCT con base en la población atendida, número de trámites y presupuesto asignado, entre otros criterios, lo cual nos permitiría fortalecer y facilitar el cumplimiento de las tareas a cargo de los centros de acuerdo con las necesidades de cada entidad federativa, a fin de desarrollar e impulsar su potencial en beneficio de la ciudadanía. Por ejemplo, en Chiapas y Oaxaca, gran parte de las tareas se concentran en caminos rurales y conservación, a diferencia de Sonora y Nuevo León.

 

¿Algo que no le haya preguntado y quiera agregar?

Me interesa comentar cómo vamos en el Programa Nacional de Infraestructura. La SCT tiene la responsabilidad de dar cumplimiento a 105 compromisos de gobierno. Dos de ellos fueron cancelados precisamente por razones presupuestales: el tren México-Querétaro y el tren transpeninsular.

De los 103 compromisos, hemos cumplido 48. Se han concluido 28 autopistas de las 52 programadas  y  57  carreteras  de  las  80  incluidas  en  el  programa;  se  han  construido 28,651 kilómetros de caminos rurales; se ha aumentado la capacidad de carga en los principales puertos del país a 400 millones de toneladas y se pretende llegar a 500 millones al final de la administración, con lo que se duplica la capacidad portuaria. Se está modernizando el sector comunicaciones; ejemplo de ello es el lanzamiento de la red compartida. A principios de 2018 entrarán en operación el tren de pasajeros México-Toluca, el tren ligero de Guadalajara y la línea 3 del metro de Monterrey. Se tiene un avance importante en la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

 

¿Esos 48 compromisos cumplidos se consideran como tales por el monto de inversión, por el volumen de la obra o por unidad?

Por unidad. Entre los compromisos de gobierno hay de todos tamaños, como el NAICM, la modernización de los puertos más importantes del país, los ferrocarriles, carreteras y autopistas. Es importante señalar que de los compromisos restantes, 43 están en proceso de ejecución y 12 están por iniciar

Entrevista de Daniel N. Moser

Compartir en:

DESTACADOS

OPERACIÓN

Desafíos y logros de la gestión del agua en la capital En aras de garantizar que todos los habitantes de la Ciudad de México tengan

Leer más »